Sobre la alimentación

Milton Mata

“Hay algo tan necesario como el pan de cada día, y es la paz de cada día; la paz sin la cual el mismo pan es amargo”.

(Amado Nervo).

 

“Toma consejo en el vino, pero decide después con agua”.

“El que vive de esperanzas corre el riesgo de morirse de hambre”.

“El hambre espía en la casa de los pobres, pero si la habitan personas trabajadoras, no se atreve a entrar”.

(Benjamín Franklin).

 

“El pan más sabroso y la comodidad más agradable son los que se ganan con el propio sudor”.

(Cesare Cantú).

 

“La sociedad está dividida en dos grandes clases: la de los que tienen más comida que apetito y la de los que tienen más apetito que comida”.

(Chamfort).

 

“El vino siembra poesía en los corazones”.

(Dante Alighieri).

 

“Debemos buscar a alguien con quien comer y beber antes de buscar algo que comer y beber, pues comer sólo es llevar la vida de un león o un lobo”.

(Epicuro de Samos).

 

“El hambre es la compañera inseparable del perezoso”.

(Hesíodo).

 

“Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina”.

(Hipócrates).

 

“El hambre suele producir poemas inmortales. La abundancia, únicamente indigestiones y torpezas”.

(Hipólito Taine).

 

“No hay amor más sincero que el amor a la comida”.

(George Bernard Shaw).

 

“¿De qué sirve la libertad política para los que no tienen pan?, sólo tiene valor para los teorizantes y los políticos ambiciosos”.

(Jean Paul Marat).

 

“Podemos observar en la república de los perros que todo el Estado disfruta de la paz más absoluta después de una comida abundante, y que surgen entre ellos contiendas civiles tan pronto como un hueso grande viene a caer en poder de algún perro principal, el cual lo reparte con unos pocos, estableciendo una oligarquía, o lo conserva para sí, estableciendo una tiranía”.

(Jonathan Swift).

 

“El único hombre que es realmente libre es aquel que puede rechazar una invitación a comer sin dar una excusa”.

(Jules Renard).

 

“El obrero tiene más necesidad de respeto que de pan”.

(Karl Marx).

 

“Antes de dar al pueblo sacerdotes, soldados y maestros, sería oportuno saber si no se está muriendo de hambre”.

(Leon Tolstoi).

 

“Nuestras vidas no están en manos de los dioses, sino en manos de nuestros cocineros”.

(Lin Yutang).

 

“Recogéis a un perro que anda muerto de hambre, lo engordáis y no os morderá. Esa es la diferencia más notable que hay entre un perro y un hombre”.

“El hombre es el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla sin tener algo que decir”.

“La única manera de conservar la salud es comer lo que no quieres, beber lo que no te gusta, y hacer lo que preferirías no hacer”.

(Mark Twain).

 

“¡Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan, sin que le quede obligación de agradecérselo a otro que al mismo cielo!”.

“El año que es abundante de poesía, suele serlo de hambre”.

“Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago”.

(Miguel de Cervantes Saavedra).

 

“Aconsejar economía a los pobres es a la vez grotesco e insultante. Es como aconsejar que coma menos al que se está muriendo de hambre”.

(Oscar Wilde).

 

“Ofrecer amistad al que pide amor es como dar pan al que muere de sed”.

(Ovidio).

 

“El fuero para el gran ladrón, la cárcel para el que roba un pan”.

(Pablo Neruda).

 

“El mejor condimento es el apetito”.

(Sócrates).

 

“Claro que el café es un veneno lento; hace cuarenta años que lo bebo”.

(Voltaire).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>