heart-abstract

Sabina Berman o la inteligencia del corazón

Gabriel Contreras

Su novela “La mujer que buceó dentro del corazón del mundo” es todo un suceso. Sus páginas se leen en las mesas de café, se comentan en las plazas de la Condesa, en el Aeropuerto de Guadalajara, en las bibliotecas más exclusivas y las más elementales.

“La mujer que buceo dentro del corazon del mundo” es una obra de grandes ambiciones y grandes logros. Hasta el momento ha sido traducida a ocho lenguas y se vende ya en once países. Lo que sigue es colocarla en trece paises más, según nos cuenta su autora con un entusiasmo que se le sale por los poros.

La protagonista de esta obra de ficción, nos dice Berman, es una mujer autista, y su firmante y creadora es psicóloga y escritora. Berman ha asumido esta oportunidad artistica como un reto muy particular: “la posibilidad de dialogar con lo no-humano”.

Un día después de regresar de Alemania, donde paseó con orgullo la fuerza de su novela, Sabina Berman nos regala media hora de su tiempo para acercarnos a sus paisajes de utopía, su maquinaria creativa y su visión de las cosas.

Formada en los terrenos teatrales, Sabina Berman ha asumido distintas formas de expresión a lo largo de su carrera, capítulos que la han llevado del foro teatral al cine, y luego del cine a la televisión. En estos dias, Sabina Berman conduce un programa interesante además de intenso: “Sha la la”.

“La televisión es la verdadera Secretaria de Educación Pública, tal y como lo afirmaba Carlos Monsiváis, dice ella sonriendo. En Mexico, añade,  el 98 por ciento de la población tiene cuando menos una tele en su casa”, así, cuando se le planteó a Berman la posibilidad de hacer televisión, no dudó en aceptar, porque en esa plataforma ella quiso –y lo consiguió, evidentemente – crear un espacio en el que se pueda vivir y observar la diversidad de manera plena.

“A “Sha la la”, nos cuenta la conductora, han asistido personajes muy diversos, desde el Nobel Mario Molina hasta Manuel López Obrador y prácticamente todos los aspirantes a la Presidencia de la Republica”. Asi, con soltura y afán rompedor, es como Berman ha querido abrir sus puertas a la diversidad mejor vitaminada, “entrevistando no sólo a gente admirable, sino también a los villanos, para averiguar precisamente el sentido de su villanía”.

A lo largo de su trabajo teatral, Sabina Berman ha recreado personajes fundamentales del imaginario mexicano, como Doroteo Arango en “Entre Villa y una mujer desnuda”, y Sigmund Freud, el legendario medico vienés y judío,  en otra de sus piezas, ambientada en un paisaje de neurosis y fantasías.

Hace justamente un sexenio, Sabina Berman dio a conocer su libro “Democracia cultural” (editado por el Fondo de Cultura Económica), en el que debatía con Lucina Jiménez la coyuntura cultural y política de ese momento, en el que Mexico le abría las puertas del poder al aspirante Felipe Calderón Hinojosa, hoy presidente de la Republica.

En aquellas letras, Berman señalaba con ojo crítico buena parte de la política cultural oficial, y desgranaba muchos de los errores usuales del régimen en ese sentido.

Hoy, en el umbral de la contienda electoral, casi casi en el famoso y multicitado 2012, Sabina Berman asegura que algunos de los planteamientos que ofreció en aquel libro se pusieron en practica, pero el problema más grande persiste, asegura. “La producción cultural en este país es mayor que el consumo”, y eso se debe en buena parte al constante otorgamiento de becas. “La solución, claro, no es dar menos becas, sino producir mas público”, advierte.

Según Sabina Berman, es hora de poner en el centro de un nuevo proyecto nacional el factor educativo, artístico y científico. Algo así ya ocurrió en nuestro país, dice Berman, y añade que los nombres de Cárdenas y Vasconcelos nos dan prueba de cómo el arte como expresion de ideas éticas y políticas fue algo privilegiado en nuestra tierra.

Sabina Berman no tarda en referirse al ámbito del desarrollo científico en nuestro país, y plantea que es momento de crear las estrategias pertinentes para derivar de todo ello un nuevo proyecto de nación. “Necesitamos un candidato consciente del valor del conocimiento y la educación”, plantea.

Aunque está cansada por las presentaciones y entrevistas que acaba de sustentar en Alemania, Berman no para. Esta clarísima en que muy pronto la llamaran a grabar en uno de los foros de Televisión Azteca, pero segura también de que la jornada televisiva ni perdona ni da permisos.

“La mujer que buceó en el corazon del mundo”, de Sabina Berman, goza hoy de un éxito aplastante. Ha sido traducida a matacaballo, se vende en todas partes y disfruta de comentarios que no cesan. Celebrémoslo. Hay Sabina Berman para rato.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>